Radio Polar Señal Online
Noticia
De frutillas y abedules.
SEREMI DEL TRABAJO CONOCE CULTIVOS DE TALLER LABORAL DE UNPADE

11/01/2018 · 16:24

Hace casi cinco meses que el anhelado centro de la Unión Nacional de Padres y Amigos de Personas con Discapacidad abrió sus flamantes puertas en Punta Arenas para aquellos jóvenes en situación de discapacidad que buscan reinsertarse socialmente a través del aprendizaje de una serie de actividades u oficios.

En este marco, durante el mes de enero, el SEREMI del Trabajo y Previsión Social de la zona, Carlos Abarzúa, fue invitado por el psicólogo y encargado de la fundación, Juan Carlos Gibbons, a conocer parte de las labores que ejecuta el taller laboral en sus nuevas instalaciones, quedando sorprendido con la cantidad de actividades que actualmente desarrollan los 25 jóvenes beneficiarios del centro.

Durante su visita, la autoridad conoció las labores llevadas a cabo en el invernadero del centro a partir del cultivo de frutillas, lechugas y otras variedades de plantas y frutos. Asimismo, conoció las experiencias recogidas por Gibbons a través del trabajo que realizan los jóvenes en huertos al aire libre, con plantaciones de papas, zarzaparrilla, berries y especies de árboles como el abedul, retamo, alerce, entre otros, de los cuales los mismos beneficiarios son responsables y están encargados de su cuidado.

En palabras de Abarzúa: “Hemos visto aquí un trabajo maravilloso que han logrado los jóvenes del taller laboral Unpade que, la verdad, da orgullo. La estructura de este centro les da a ellos una cantidad increíble de oportunidades de desarrollo para potenciar sus distintas capacidades. El sólo hecho de poder trabajar al aire libre, en un huerto, en contacto con la naturaleza, aprendiendo sobre cultivos, sobre plantas, tomando responsabilidades por su propio trabajo, les va entregando a ellos tremendas herramientas para su desarrollo personal, laboral e intelectual”.

El desarrollo de estos cultivos y plantaciones realizadas por los mismos jóvenes se ha llevado de una manera exitosa a partir de la experimentación con métodos de riego y crianza novedosos y amigables con el medio ambiente, como la utilización de botellas plásticas recicladas para el crecimiento de los retamos, abedules y otros árboles que se encuentran en el predio del centro, los cuales se han transformado en técnicas innovadoras y con muy buenos resultados.

En paralelo a este tipo de labores, el centro potencia el desarrollo colectivo e individual de los jóvenes con actividades deportivas, talleres de computación, danza, artes plásticas, repostería y cocina que se realizan en las mismas instalaciones, con lo cual se busca llevar a la inserción laboral de sus beneficiarios, en su mayoría personas con algún tipo de discapacidad intelectual, trastornos motores, trastornos del espectro autista y de comunicación o relación con el medio.

En palabras de Gibbons, el centro se creó para poder abarcar de una manera integral el desarrollo de cada uno de estos jóvenes para que cada uno encuentre y potencie sus habilidades de una manera autónoma. Y es así que se colocan a su disposición diversas herramientas para ello, a través de dispositivos tecnológicos, espacios al aire libre. Aquí, la convivencia con ellos, el trabajo y su propia motivación va generando una energía y un resultado que es muy positivo, según explica.

El objetivo del centro es ir creciendo en herramientas y en ocupaciones (talleres) para generar mayores habilidades y oportunidades en los jóvenes que deseen desarrollarse laboralmente con lo que, a propósito de ley de inclusión laboral aprobada por el actual gobierno de la Presidenta Bachelet, podrán contar con las herramientas y posibilidades certeras de ingresar al mundo del trabajo.

El proyecto busca continuar creciendo y prontamente sumar nuevas actividades y labores que permitan a sus beneficiarios seguir progresando en el desarrollo de sus capacidades, en una gestión que, se espera, siga contando con el apoyo de la comunidad magallánica para lograr estos importantes objetivos.